Grandes películas: «Gattaca»

gattaca poster

Hoy quería hablaros de una película muy especial. De todas las que he hablado hasta ahora, probablemente ésta sea la menos conocida. Se titula «Gattaca«, la dirigió Andrew Niccol en 1997 y creo que es de las películas más elegantes que se han hecho. ¿Queréis saber por qué? Vamos allá…

Gattaca - Ethan Hawke - descartesnofuealcine.es

Para los que no la hayáis visto, «Gattaca» es la agencia espacial que existe en un futuro próximo en nuestro planeta. Su misión es enviar naves tripuladas a Titán, una de las lunas de Saturno. Pero en ese lugar sólo pueden trabajar los mejores, los que tras ser engendrados mediante técnicas de manipulación genética, nacieron sin rastro de enfermedades. Ahí es donde quiere trabajar Vincent, pero ¿por qué no puede hacerlo? Porque él nació de manera natural y, por lo tanto, en su ADN hay huellas de una enfermedad cardíaca que le impide acceder a su sueño de ser astronauta. Sin embargo, su afán por alcanzar lo que siempre ha deseado le llevará a hacer todo lo posible para lograr esa meta.

Gattaca - galería final - descartesnofuealcine.es

Como veis por este resumen la película es de ciencia ficción, pero en su estética se aleja muchísimo de este género. Es verdad, «Gattaca» trascurre en el futuro, (un futuro «no tan lejano«, como vemos en pantalla al principio) pero no vemos efectos especiales, rayos láser, hologramas, extraterrestres… sino que parece ambientada en los Estados Unidos de los años 50.

Aquí es donde empezamos a ver la elegancia de la que os hablaba al principio. Los personajes, que, más que caminar, parece que desfilan, van vestidos siempre con trajes oscuros, los coches sólo emiten un mínimo zumbido eléctrico y las luces que proyectan no ciegan, sino que tienen un ligero color verde…

Gattaca - coche - descartesnofuealcine.es

Todo en la película transmite calma: los diálogos, la fantástica Uma Thurman, los decorados limpios y geométricos, con unas tonalidades ocres y azuladas, la prodigiosa banda sonora de Michael Nyman, o los planos con diagonales tan perfectas, que parecen trazadas con escuadra y cartabón.

Gattaca - plano - descartesnofuealcine.es

La química que percibimos entre los dos protagonistas, Ethan Hawke y Uma Thurman, es increíble. Según he leído fue en ese rodaje cuando ambos se conocieron y al cabo de unos años se casaron. La fuerza que transmite Hawke buscando su sueño, esforzándose por superarse y terminar en una nave que le lleve hasta Saturno, podría parece que choca frontalmente con la frialdad de Thurman, pero no, es un cocktail impresionante.

Gattaca - reparto - descartesnofuealcine.es

Y además de otros personajes, la actuación que más me gusta en «Gattaca» es la de Jude Law, que interpreta a Jerome, un deportista genéticamente perfecto, pero que tras un accidente queda paralítico de cintura para abajo. Él será la personalidad que adoptará Vincent para conseguir entrar en la agencia espacial. El trabajo de Law es soberbio, vemos (sentimos) su frustración por vivir pegado a una silla de ruedas, pero también su ánimo por ayudar a ver cumplido el sueño de su amigo.

La lucha por conseguir los sueños es uno de los ejes alrededor de los cuales gira la película. El otro es hacernos reflexionar sobre lo injusto y terrible que sería permitir vivir sólo a quienes fueran absolutamente perfectos, lo que en la película se llama «genoísmo«. Uno de mis momentos favoritos es cuando los protagonistas acuden a un concierto de un pianista. La pieza que interpreta es un impromptu de Schubert compuesto para ser tocado por alguien con doce dedos. La música es simplemente maravillosa, pero jamás hubiese podido ser ejecutada, de haberse cumplido la teoría genoísta: ¿por qué dejar nacer a alguien con esa malformación?

Gattaca - Ethan y Uma - descartesnofuealcine.es

Esta reflexión iba a ser la forma con la que inicialmente se pensó terminar la película. Sin embargo, y no entiendo por qué, en el montaje se eliminó. Esa «coda» consistía en unas letras impresas en pantalla que decían:

«Si hubiésemos adquirido todo este conocimiento antes, las siguientes personas nunca habrían llegado a nacer…»

A continuación vemos fotos de personajes famosos junto a la enfermedad que padecen o padecieron: Abraham Lincoln (síndrome de Marfan), Vincent Van Gogh (epilepsia), Albert Einstein (dislexia) o Stephen Hawkins (esclerosis lateral amiotrófica).

La última frase pone la guinda y, para esas veces en que pensamos en lo perfectos que somos, nos recuerda:

«Por supuesto que otro nacimiento que jamás habría tenido lugar sería el de usted mismo…»


«Gattaca«, (Andrew Niccol, 1997)


 

4 Respuestas

  1. Ángel dice:

    Me encAnta, la he visto varias veces con los alumnos para hablar de consideraciones bioeticas.

  2. lsw3 dice:

    Gracias! Me encanta la idea, los 3 actores son de mis favoritos y tu descripción me hizo ponerlo en mi lista de inmediato. Genial!

  3. Descartes dice:

    No me extraña, Ángel, la película da para mucho debate. Y aunque trate en un futuro inventado, no deja de tener esa sensación de que pueda ser terrible y extrañamente posible, ¿verdad?

  4. Descartes dice:

    Me interesa mucho tu opinión sobre esta película. Cuando la veas, cuéntanos por aquí qué te ha parecido, ¿vale? Yo creo que es una joya.