Grandes frases: «Annie»

Annie y Sandy

No es nada raro que me guste el cine… Si me pongo a pensar en cuando era pequeño, guardo muchos recuerdos de ir con mis padres a ver películas a unos cines cercanos a casa. Recuerdo haber ido a ver «Superman«, alguna de las de «Loca academia de policía«, «Los Gremlins«, «Indiana Jones«…

Y también recuerdo haber visto «Annie«. De ésta conservo la sensación de que era distinta a las anteriores: me resultó muy triste porque salían unas huérfanas que eran tratadas muy mal por la dueña del orfanato, porque había unos ladrones que querían secuestrar a una de ellas, la protagonista pelirroja y porque en ella veía una realidad muy diferente a la mía: no todos los niños lo tenían todo.

Annie - escena - descartesnofuealcine.es

Pero por encima de todo lo anterior, «Annie» tenía una característica que no había visto antes en una sala de cine… esa película era un musical, mi primer musical. Yo no sé si me gustaron las canciones, ni siquiera si me gustó que la acción de repente fuese cantada, pero por lo que fuese, esa película se me quedó en la cabeza.Annie - reparto - descartesnofuealcine.es

Y hoy os traigo una de las secuencias más conocidas de esta película, que contó con un reparto soberbio: Albert Finney (el «Hércules Poirot» de «Asesinato en el Orient Express«), Carol Burnett o Tim Curry, dirigidos por el fantástico John Houston (director también de «La reina de África«, «El halcón maltés» o  «El hombre que pudo reinar«). En este momento, la pequeña Annie ayuda al presidente Franklin Delano Roosevelt y a su mujer Eleanor, a afrontar la dura situación que el país padece con la gran depresión en los años 30, y a pensar en un mañana con esperanza:

«El sol brillará mañana, puedes apostar a que mañana sale el sol.
Si tú tienes fe, mañana hallarás a todos tus problemas solución.
Cuando un día amanece negro y triste, la cabeza levanto y digo así:
«El sol brillará mañana, sólo falta un día hasta mañana, nada más…
Mañana, mañana, de pronto, mañana, no puedo esperarte más.»

Secuencia ingenua, propagandística y probablemente pobre en términos cinematográficos, pero que recuerdo con cariño y que supuso el descubrimiento de uno de los géneros que más me gustan: el musical. Y como musical, «Annie» es bueno, muy bueno, con canciones de estilos muy diferentes, que consiguen dos cosas: que recordemos su melodía y estribillos, a la vez que nos arrancan una sonrisa.


«Annie» (John Houston, 1982)


 

3 Respuestas

  1. Elena dice:

    Me encanta esta película y nada más ver de qué ibas a hablar ya estaba tarareando la canción.
    Yo no la vi en el cine sino en casa de una amiga de mi madre pero recuerdo que me conmovió esa niña del orfanato.
    Gran película y gracias por recordarla.

  2. lsw dice:

    Wow, siento que tocaste un tema super interesante. Las películas que uno recuerde de su pasado, infancia y los recuerdos muchas veces no tienen mucho que ver con la cualidad, pero con la situación, con ser expuesto a algo completo nuevo… yo tengo muchas películas que recuerdo asi. Mi primera con Marilyn Monroe por ejemplo, o mi primera película James Bond… Y a veces lo siento que es mejor no volverlas a ver porque uno se queda con tantas memorias lindas y importantes 🙂