Grandes películas: «Los Goonies»

Ya estaba tardando en escribir sobre «Los Goonies«, ¡ya estaba tardando!

«Los Goonies» tenía que estar en este blog porque la película es una gozada, me lleva directamente a mi infancia y me sigue transmitiendo mil emociones cada vez que la veo. Pero me da la sensación de que esta cinta también es importante para muchos de los que estáis leyendo estas líneas (si me equivoco ya me lo diréis en los comentarios). Además, y aunque esto es una coincidencia, este año cumplirá 35 años del estreno, así que qué mejor ocasión para recordarla. ¡Vamos allá!

Para los que no la hayáis visto (supongo que por mera estadística alguno debe de haber…) «Los Goonies» cuenta la historia de un grupo de chavales que viven el que puede ser su último fin de semana juntos. Ellos y sus familias serán desalojados de sus casas por una empresa que construirá un campo de golf en ese lugar. Pero los chicos descubren en el desván del padre de uno de ellos un mapa que habla del tesoro escondido por un pirata en el siglo XVII, y que les lleva a vivir, junto a unos malos-malísimos, aventuras increíbles y llenas de peligrosas trampas.

Goonies-calavera - descartesnofuealcine.es

De primeras, y después de unos títulos de crédito donde aparecía una bandera pirata con su calavera y sus tibias, la película comienza con una persecución en coche que mientras te deja pegado al sofá, te va presentando a los personajes.

Yo recuerdo haber visto la película en el cine y tendría unos 11 ó 12 años. Los recuerdos son vagos, pero la sensación de sorpresa e ilusión cuando la vi sí que la conservo. Esa película ya tenía en esos cinco minutos de metraje todo lo que un crío de esa edad podía desear: chavales como protagonistas, referencias a los piratas, la fuga de la cárcel de uno de los malos… ¿Os imagináis todas las aventuras que todo eso podía traer? ¡Iba a ser fantástico!

Los Goonies-chicos - descartesnofuealcine.es

Ahí van apareciendo los miembros de la pandilla y enseguida nos caen simpáticos: Mikey por su forma de hablar, su inhalador para el asma, su fantasía desbordada; Bocazas por su espontaneidad, por cómo engaña a la asistenta italiana de la madre  de Mikey haciéndole creer que ésta guarda heroína y cocaína en el cajón de abajo del armario; Data (el «Tapón» de Indiana Jones y el Templo Maldito) por sus «gadgets» (¿quién de pequeño no ha querido ser inventor, o poner «tuampas» por la casa?) y Gordi por sus exageraciones, su glotonería, su torpeza que hace que todo lo que toque, termine hecho añicos, y -sobre todo- por su «super meneo«.

Los Goonies-supermeneo - descartesnofuealcine.es

Los personajes de Brand (el hermano mayor de Mikey) y las chicas (Andy y Stef) no tienen la trascendencia ni el atractivo de los pequeños, son adolescentes y -por tanto- los chavales espectadores no encuentran ya tantos puntos en común con ellos. Además los tres están en otra fase en la que dejan de ser niños que se interesan por correr aventuras, para empezar a interesarse por las primeras parejas, los primeros besos…

Los Goonies-mayores - descartesnofuealcine.es

Enseguida llega la escena del desván, cuando encuentran el mapa del pirata «Willy, el tuerto«. Yo creo que es mi escena favorita. Está rodeada de misterio, en ese desván oscuro, con una tormenta detrás de las ventanas, con el relato que susurra Mikey sobre el pirata y -sobre todo- con la pasión, la fe, la ilusión con la que lo cuenta: en ese momento y siendo un chaval, crees todo lo que te cuenta Mikey y quieres creer que ese tesoro del que habla existe de verdad, a pesar de la advertencia estremecedora que aparece en ese pergamino:

«El rufián que intentare descifrar el contenido de este mapa,

pagará su osadía con la más terrible de las muertes»

Fijáos en este plano de los chavales leyendo el mapa de tesoro, ¡es perfecto! Ahí vemos esa ilusión y el miedo a lo desconocido, pero en una composición ideal:

Los Goonies-pergamino - descartesnofuealcine.es

Con el descubrimiento del mapa y el doblón que les permitirá saber el lugar del tesoro, comienzan las aventuras con un propósito: encontrar esas riquezas que impedirán que sus familias dejen sus casas. ¿Y cómo empieza la aventura? Pues montados en bicicletas, naturalmente, porque en esas edades se cumple la ecuación «bicis = aventuras», ¿a que sí?

Los Goonies-Aventureros - descartesnofuealcine.es

Y ahora que saco el tema de la bici, me acuerdo de otra cosa: «Los Goonies» es un homenaje al cine de aventuras, una declaración de amor al entretenimiento. A lo largo de la película vemos guiños más o menos sutiles a cintas del género. Por ejemplo, cuando los chavales van en bici y el hermano mayor con capucha en otra, es un guiño a «E.T.«, cuando Elliott y su amigo del «teléfono-mi casa» huyen de los científicos de la misma manera; o cuando aparece Sloth (el hermano monstruoso de los Fratelli que es un pedazo de pan) viendo por la tele a Errol Flynn haciendo de pirata en «El capitán Blood«; o cuando este mismo Sloth aparece con una camiseta de Supermán; o cuando el ingenioso Data enseña uno de sus inventos con la banda sonora de James Bond de fondo; o con contínuas similitudes con las primeras películas de Indiana Jones, con calaveras, murciélagos, o piedras gigantescas cayendo del techo…

Los Goonies-Cine - descartesnofuealcine.es

Estábamos con el principio de la aventura, momento en que Los Goonies se topan con los Fratelli en el restaurante abandonado. Ahí encuentran en una cámara frigorífica un cadáver con el que Gordi se queda atrapado y la entrada a los pasadizos que les llevarán hasta el barco de Willy el Tuerto. En ese restaurante se da una de las secuencias más divertidas, cuando los Fratelli interrogan a Gordi sobre qué es lo que sabe, qué es lo que ha visto y le exigen que lo cuente todo y desde el principio, bajo pena de meter sus manos regordetas en una picadora. Ante semejante panorama, Gordi responde con el siguiente monólogo:

Los Goonies-Gordi-historia - descartesnofuealcine.es

¿Que lo cuente todo? ¿Todo…? Está bien, hablaré… En tercero llevé una chuleta al examen de historia, en cuarto robé el tupé de mi tío Max y me lo pegué en la cara para hacer de Moisés en la función del colegio. En quinto tiré a mi hermana Edy escaleras abajo y eché la culpa al perro… Por eso mi madre me mandó a un campamento para niños gordos… y un día… a la hora de comer me dió la vena y me puse a tragar como un loco… Pero lo peor que he hecho nunca fue una vez que vomité en casa y luego fui al cine y me escondí la vomitona en la chaqueta y subí al gallinero y entonces empecé a hacer un ruido así: (hace ruidos de arcadas)… Y luego la tiré por encima de la barandilla a la gente de abajo y entonces… fue horrible… a la gente empezó a darle asco, y se vomitaban unos a otros y… nunca lo he pasado peor en toda mi vida.

Impagable. De verdad que es un no parar de reír imaginándome al chaval con el tupé de su tío Max pegado en la cara mientras hace de Moisés…

A estas alturas ya véis que la peli simplemente me encanta. Por eso es posible que no sea muy imparcial, lo reconozco, pero es que me gusta todo: la iluminación cuando están por los túneles, la escena en la que para poder atravesar un abismo deben acertar la secuencia de notas en un órgano cuyas teclas están formadas por ¡huesos de dedos humanos!, o cuando Sloth, ya en el barco pirata, agarra a su madre, que siempre fue cruel con él, y la lanza por la borda.

Los Goonies-varios2 - descartesnofuealcine.es

En ese momento me pongo a pensar y no me atrevo a decidirme si gritarían más Los Goonies apoyando a Sloth por tomarse esa pequeña venganza, o todos los críos que estábamos en la sala de cine entusiasmados por esa ración de justicia divina que estábamos presenciando. Me encantaría volver a tener 11 años para estar ahí, comiendo las palomitas compradas en el quiosco frente al cine, y aullando de alegría al ver cómo toda la pandilla de Goonies celebraba su victoria frente a los Fratelli.

Y después de ese momento llegamos al final de la película donde vemos varios momentos de esos de emoción, que sirven para liberar toda la tensión anterior:

  • el reencuentro de los chicos con sus padres una vez que han escapado dejando atrás a malos y barco pirata,
  • la felicidad absoluta de saber que, gracias a las joyas guardadas en la bolsa de canicas de Mikey, no tendrán que abandonar sus casas,
  • y la defensa que Gordi y el resto de chavales hacen de Sloth para que no sea detenido por la policía, y éste, emocionado, le dice a su amigo aquella frase que hemos repetido tantas y tantas veces:

Sloth quiere a Gordi…

Los Goonies-final - descartesnofuealcine.es

Esta película, ochentera como la que más, con Cindy Lauper y sus hombreras como banda sonora, con lo mejor de la amistad entre chavales, con aventuras, con risas, bromas y alguna que otra lágrima final, es uno de mis mejores recuerdos dentro de un cine.

Pero además es una de las cintas que más contento sigo viendo, porque creo que consigue transmitir todas las emociones inocentes de ese grupo de chicos y chicas, en mitad de una aventura que, en realidad, ninguno de nosotros llegamos nunca a vivir. Y, sin embargo, en cierta manera y a través de esta película, sí que lo hicimos.

Los Goonies-Willy - descartesnofuealcine.es

Descartes, que por cierto, fue contemporáneo del esquelético Willy el Tuerto, hubiese estado encantado con la película y todo el torrente de sensaciones, seguro que sí. Tanto, que no pararía de insistir en que volviésemos a ver la película. Por eso, si la incluís en vuestro plan para el fin de semana, no os olvidéis de comentar por aquí todo lo que os haya traído a la memoria desde ese día de hace ahora 35 años…


«Los Goonies»The Goonies«, Richard Donner, 1985)


5 Respuestas

  1. Ángel dice:

    Ains, que recuerdos tan bonitos!! Y sí, los 80 son nuestra década, con la banda sonora de «fame» de fondo.
    Como estarán hoy en día estos niños?? No me puedo creer k pasarán ya 30 años.

  2. lsw3 dice:

    Gracias por esta entrada. Aquí tienes la persona que nunca ha visto la película. Pero después de las palabras tan bonitas que pusiste, me urge mucho verla.

  3. Richard dice:

    Joe que recuerdos mas chulos y que envidia nos daba no poder vivir una aventura como aquella…eso si descartes, echo en falta una palabra… A ver si me la dices.

  4. alvaro dice:

    este tipo de películas se describen con una palabra….nostalgia

  5. Descartes dice:

    Pues sí… Pero tampoco hay tantas películas que despierten ese sentimiento… Yo creo que ésta de «Los Goonies» es de las que marcó nuestra generación 😀